Polimetilmetacrilato – PMMA

El metacrilato de polimetilo se ha usado en medicina por más de 70 años. Sus aplicaciones son diversas, como la composición de cemento óseo, lentes intraoculares, resina dental, material de cierre del casquete y muchos otros.

Hoy en día, el PMMA ha sido una opción en el relleno de lipodistrofia, causado en pacientes VIH positivos: relleno facial, bioplastia de mentón, bioplastia de pómulo, bioplastia de contorno mandibular, bioplastia de labio, surcos frontales nasolabiales (bigote chino) y surco labiogénico, bioplastia de arrugas y reparación de cicatrices bioplastia

Además, permite su uso para el relleno corporal, tanto estética como reconstructivamente, así como para pacientes traumatizados, pacientes con polio (parálisis infantil), pacientes con agenesia pectoral total o parcial (síndrome de Polonia), armonización de glúteos y corrección de irregularidades y depresiones.

El uso de sustancias de relleno se ha vuelto popular en la medicina, ya sea con fines estéticos, haciendo que el contorno de la cara o el cuerpo sea más atractivo para el ojo o realizando la corrección necesaria de las irregularidades que surgen con el envejecimiento.
Para ambos casos, a menudo necesitamos una corrección con relleno, como la asimetría causada por el envejecimiento, o el relleno requerido para un buen contorno mandibular, o proyección de mentón y malar, o en el paciente con lipodistrofia VIH +, síndrome de Parry Romberg (progresivo parcial hemiatrofia), o armonización corporal, corrección de glúteos, síndrome de Polonia, secuelas de poliomielitis, pie zambo congénito, entre otros. Para estos, se requiere un relleno con implante líquido. Esto nos impide marcar una diferencia significativa con los productos de corta duración de 1 o 2 años, por lo que es necesario usar un producto más duradero o permanente como PMMA.

Se lanzan varios productos de relleno en Brasil, algunos en forma de gel, que permanecen en gel mientras están presentes en el cuerpo, como docenas de ácidos hialurónicos (que duran de seis meses a un mes y medio), Polietilenglicol (nombre comercial Remake). , que dura aproximadamente dos años o más.

Teníamos disponible el Aqualift de 3 a 6 años (hidrogel 96 – 98% de agua con 2-4% de poliamida), que expiró en marzo de 2014, y también el temido DMS (dimetilsiloxano) o silicona líquida, a veces sin purificación, que es no registrado con ANVISA, pero incluso hoy en día ha sido utilizado principalmente por no médicos en grandes cantidades, generalmente en el glúteo. Por lo general, esto es aplicado por esteticistas o técnicos de enfermería en entornos sin permisos de trabajo o vigilancia de la salud (a menudo en hoteles o estética). Todos estos productos se aplican en forma de gel y permanecen así durante su presencia en el cuerpo. Como cada procedimiento tiene riesgos, uno de ellos, especialmente cuando se aplica en grandes cantidades es la migración, que no ocurre con 1 ml en los labios o arrugas finas, pero puede ocurrir en grandes cantidades.

PMMA (el único implante permanente liberado por ANVISA), hidroxiapatita de calcio (duración de un año y medio) y ácido poliláctico (duración de un año y medio), aunque se implantan en el paciente en forma líquida, el producto en su esencia es sólida y todo el trabajo promueve la estimulación tisular con neocolagénesis, como veremos a continuación. El resultado final de estos implantes sigue siendo sólido, a expensas del 20% de implante inyectable y el 80% de reacción tisular con neocolagénesis, lo que hace imposible la migración. Son productos menos elásticos, más densos, donde necesitamos cuidar las acumulaciones y las regiones superficiales, por ejemplo, no son la mejor opción natural para el relleno de los labios.

PMMA con concentraciones de 2 a 10%, 20 a 30%, hidroxiapatita con 30% y Sculptra, que varía según la dilución, en el análisis microscópico todos tienen partículas circulares sólidas con una superficie lisa y control de diámetro, que necesariamente debe tener un estándar de aproximadamente 40 micras de diámetro. Esto se debe a que las partículas menores de 30 pueden fagocitarse y favorecen las complicaciones clínicas, así como las partículas mayores de 50 micras no promueven la misma reacción tisular y se benefician en la estimulación del colágeno. Además de no permitir el uso de microcánulas de pequeño calibre, favorecen, junto con la irregularidad en el tamaño y patrón de las partículas, la aparición de granuloma (complicación principal en el uso de PMMA de baja calidad) como ya ha sido ampliamente estudiado y publicado por Lemperle.

Actualmente, solo una de las tres industrias manufactureras de PMMA en Brasil produce el producto con los requisitos homogéneos controlados por tamaño de partícula bajo microscopía enviado al Congreso Europeo de Dermatología por el Dr. Chacur y presentado en octubre de 2016 en Austria.

Acerca del metacrilato de polimetilo

El metacrilato de polimetilo fue desarrollado en 1902 por el químico alemán Rohn, fue patentado entre 1928 y 1933. Fue utilizado por primera vez en 1940, siendo utilizado en 1947 como una prótesis de costilla por Judet, y en 1960 como un cemento óseo por Charnley. En 1985, los estudios en animales como implante líquido, en 1989 los primeros estudios clínicos en humanos (Frankfurt), y en 2003 las primeras publicaciones de Lemperle.

Utilizado durante más de 76 años en el cuerpo humano, el PMMA sigue siendo ampliamente utilizado en ortopedia, odontología, oftalmología y estética. No podemos negar la excelente biocompatibilidad con el cuerpo, donde no tenemos reacción alérgica o rechazo a este producto. A diferencia de los productos con resultados finales de «geles», el PMMA no infecta tarde, ya que el resultado del tejido no sirve como medio de cultivo bacteriano, como lo hicimos en otros productos.

 

Reacción tisular

Comercializados en varias concentraciones, dos de los tres fabricantes de ANVISA en Brasil (también lanzados por la FDA en una concentración del 20% desde 2006) usan carboximetilcelulosa como vehículo, y uno usa hidroximetilcelulosa. Este vehículo se absorbe gradualmente entre siete y 21 días y, paralelamente a esto, se forma una reacción tisular alrededor de cada una de las partículas en los productos, lo que resulta en tejido conectivo, donde el resultado del producto se vuelve sólido y rico en colágeno.

 

RESULTADOS DE TRATAMIENTOS DE PMMA

Asociación de relleno facial pan con 30 ml de PMMA en varios planos y concentraciones, siendo predominantemente solo periostio, corrigiendo la pérdida de tejido de la edad. Mejora (no solo con el acolchado, sino con la neocolagénesis) la laxitud muscular mediante el acolchado submuscular. El uso de láser fraccionado de CO2 y toxina botulínica como procedimiento complementario también se asoció en este caso.

Antes y después de 14 días de evolución. Solo un día con tratamiento combinado entre el relleno de sartén facial de PMMA, aproximadamente 20 ml de producto entre surco malar, surco yugal, surcos nasogénicos y labiogénicos, contorno mandibular, contorno labial y temporal, y láser fraccional de CO2 y toxina botulínica al mismo tiempo. .

Al igual que con otros productos en partículas, el resultado de PMMA no se limita al relleno, sino que además es permanente (así como la pérdida de tejido envejecido) que promueve una ganancia significativa en la calidad de la piel a través de la neocolagénesis.

Relleno de glúteos con PMMA, realizado en la oficina bajo anestesia local, una publicación que requiere solo 7 días de actividad física. Un resultado muy satisfactorio y natural (una de las principales quejas de los pacientes que implantan implantes de silicona).

Otro resultado de la combinación de glúteos demuestra no solo la ganancia de forma, sino también la calidad de la piel asociada con la subcisión.

Secuelas de polio tratadas con PMMA: un excelente resultado que restauró la autoestima del paciente. Se realizó un tratamiento difícil o insoluble con otra técnica en tres pasos con 100 ml de PMMA en cada día de tratamiento, con un intervalo mínimo de 30 días entre sesiones.

Mejor armonía facial y más atractivo con relleno del ángulo mandibular, arco malar y detalle del mentón.

Los resultados obtenidos anteriormente solo fueron posibles con un producto permanente, ya que con el relleno, las modificaciones son muy visibles no solo en la armonización, sino en la calidad de la piel debido a la neocolagénesis.

 

RIESGOS AL USAR PMMA

Además del riesgo de cualquier implante de fluido infiltrante, el riesgo más temido es la obstrucción vascular, que se puede prevenir o minimizar con el uso de microcánulas atraumáticas, inyección posterior e infiltración lenta. Cuando ocurre un problema de obstrucción vascular poco después de la aplicación, la ocurrencia de necrosis reportada en algunos estudios o incluso ocurrencia oftalmológica, con discapacidad visual, se observó poco después del procedimiento con evolución, en los primeros días, y podría ocurrir con cualquiera. implantes y no solo PMMA.

Riesgos como la migración en el caso de pacientes que llegan a la oficina de otros profesionales, ninguno estaba usando polimetilmetacrilato (PMMA).

El rechazo o la alergia al producto no se observaron en la práctica clínica de estos dos autores que usan PMMA, así como la infección tardía.

Los riesgos reales con el uso de PMMA fueron granuloma (aunque muy raro, pero se observaron algunos casos relacionados con productos de baja calidad).

Antes de 1994, las partículas del producto llamado Arteplast no tenían un control adecuado del tamaño de partícula, y el riesgo de granuloma se estimó en 2.5%. En 1994, con un control adecuado del tamaño de partícula, el riesgo de granuloma se redujo a menos del 0.01%, según un estudio publicado por Lemperle en 1996. La liberación de Artecoll fue otorgada por la CE, y solo después de la purificación de Artecoll que en octubre de 2006, PMMA fue lanzado en los Estados Unidos bajo el nombre de Artefill (actualmente bajo el nombre comercial de Bellafill).

El uso de PMMA tiene mucho cuidado con el resultado, que debe ser bueno, ya que es un producto difícil de eliminar. Aconsejamos mucha práctica con rellenos, y el profesional debe sentirse muy seguro de la indicación y el resultado, que debe ser gradual, frente a un espejo, para que el paciente pueda seguir el procedimiento, que en 30 días será revisado y complementado. según sea necesario.

Se debe evitar la acumulación de producto en las regiones superficiales para evitar que aparezcan grumos, ya que, como se informó, el resultado final de la aplicación de PMMA es un tejido sólido autólogo rico en colágeno pero sólido y más consistente que la grasa.

 

DISCUSIÓN

El PMMA siempre se ha utilizado ampliamente en la práctica médica y estética, siempre muy bien aceptado y tolerado por el cuerpo.

Los resultados obtenidos son muy satisfactorios y dependen mucho de la habilidad de cada profesional.

Para algunos pacientes que se someten al procedimiento con profesionales no calificados, generalmente no médicos, el PMMA fue estigmatizado en la sociedad médica, muy poco hablado en cirugía plástica y dermatología.

Hoy en día no existe un médico experimentado que haya utilizado metacrilato de calidad, con la práctica adecuada, que haya dejado de usar el producto debido a problemas con el paciente. Lo que hay es un médico que nunca ha usado el producto y, hoy, habla mal debido a que los pacientes lo buscan con problemas relacionados con el «producto», que con frecuencia no es metacrilato de polimetilo. En general, son pacientes que usaron «hidrogeles» no registrados en ANVISA y aplicados por profesionales no capacitados.

 

CONCLUSIÓN

El hecho de que necesitemos un producto permanente para lograr el rejuvenecimiento natural nos hizo mejorar el PMMA, que ya se usa ampliamente en medicina y se considera un producto inerte, moldeable en el momento de la aplicación y que no migra ni infecta tarde.

Los autores trabajan exclusivamente con rellenos y son los principales «inspectores» de los productos que se utilizarán, por lo que ambos usan el producto con partículas controladas, lo que puede justificar la muy baja incidencia de complicaciones.

Antes de 2007, las farmacias que manejaban en Brasil eran libres de producir PMMA, sin embargo, la calidad era muy pobre y ninguno de los productos satisfizo las necesidades de calidad de partículas. Hoy, los tres productos en el mercado están relacionados con la calidad, dos de los cuales están en las etapas finales de mejora. Se cree que para fines de 2016 tendremos todos los productos estándar de tamaño de partícula, lo que minimizará aún más el riesgo de usar este producto que ya es muy bajo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

1 – Chacur R, Análisis histológico de la reacción tisular al metacrilato de polimetilo utilizado en la musculatura y el tejido subcutáneo en ratas Wistar. Residencia finalización del trabajo Cirugía – Canoas 2008.

2- Lemperle G, Roman J, Busso M. Aumento de tejidos blandos con artecoll: 10 años de historia. Indicaciones, técnicas y complicaciones. Dermatol Surg 2003; 29: 573-587.

3- Barretto S, Lipodistrofia, Editorial Santos, 2007.

4- Reinaldo, J. S y col. Propiedades reológicas, mecánicas y morfológicas de la mezcla de metacrilato de polimetilo / tereftalato de polietileno con compatibilización interfacial reactiva dual. Polymers, Oct 2015, vol.25, no.5, p.451-460.

5- Dornelas, M. T y col. Bioplastia de lipodistrofia en pacientes con VIH / SIDA. Bras. Cir. Plast. Sep 2012, vol.27, no.3, p.387-391.

6- Valero, M.F. et al. Caracterización físico-mecánica, térmica y morfológica de polímeros reticulados interpenetrados a base de poliuretano obtenidos de la aceptación de ricino modificado y almendra / polimetilmetacrilato (PMMA). Polymers, 2011, vol.21, no.4, p.293-298

7- Campos, D. L. P. D., Proto, R. S., Santos, D. C. D., Oliveira Ruiz, R. D., Brancaccio, N. y Gonella, H. A. (2011). Evaluación histopatológica de polimetilmetacrilato en ratas durante un año. Revista Brasileña de Cirugía Plástica, 26 (2), 189-193.
Cohen SR, Holmes RE. Artecoll: un material de relleno de arrugas inyectable de larga duración: informe de un ensayo clínico controlado, aleatorizado y multicéntrico de 251 sujetos. Plast Reconstr Surg. 15 de septiembre de 2004; 114 (4): 964-76.

8- Cohen JL. Comprender, evitar y manejar la complicación del relleno dérmico. Dermatol Surg. Junio ​​de 2008; 34 Supl. 1: S92-9.

9- Mc Clelland M., Egbert B., Hanko V., Berg R. y DeLustrus F. Evaluación del implante de polimetilmetacrilato de Artecoll para el aumento de tejidos blandos: biocompatibilidad y caracterización química. Reconstrucción Pasada Surg. 100: 1466, 1997.

10- Cohen SR, Holmes RE. Artecoll: un material de aumento de arrugas de larga duración. Se publicará en Plast Reconstr Surg 113,2004.

11- Ersek, R.A. y Beisang, A.A., 3er. Bioplástico: una nueva micropartícula de copolímero texturizado promete permanencia en el aumento de tejidos blandos. Plast Reconstruir Surg. 87: 693, 1991.

12- Allen O, Respuesta a la implantación subdérmica de microimplantes texturados en humanos. Aesth Plast. Surg. 16: 227-230, 1992.

13- Rubin P. y Yaremcuk M .. Complicaciones y toxicidades de los biomateriales implantables utilizados en cirugía estética y reconstructiva facial: una revisión exhaustiva de la literatura. Plast Reconstr. Surg. 100: 1336, 1997.

14- Lemperle G., Legaz ME. Biocompatibilidad de micropartículas inyectables. Aesth Plast Surg. 2004

15- Garcez CE, Implantes líquidos. En: Garcez CE, Arena-de-Souza R. Temas de medicina estética 2 ed Porto Alegre: Nueva prueba, 2007. P.77-113.

16- Nácul AM. Contorno del tercio inferior de la cara con un implante inyectable intramuscular. Plast Surg. 29: 222–229, 2005.

17- Piacquadio D, Smith S, Anderson R. Una comparación de rellenos de tejidos blandos basados ​​en polimetilmetacrilato disponibles comercialmente. Dermatol Surg. Junio ​​de 2008; 34 Supl. 1: S48-52.

18- Cohen SR, Berner CF, Busso M, Clopton P, Hamilton D, Roman JJ, et al. Seguridad y eficacia a cinco años de un nuevo relleno estético de polimetilmetacrilato de tejidos blandos para la corrección de pliegues nasolabiales. Dermatol Surg. 2007 dic; 33 Supl. 2: S222-30.

19- Lemperle G., Morhenn V. y Charrier U. Histología humana y persistencia de diversas sustancias de relleno inyectables para el aumento de tejidos blandos. Esthet Plast Surg. 27: 354-366, 2003.